Cámara de Comercio de Casanare

Jaisson Lozada y Catherine Riveros son dos jóvenes emprendedores que hace más de tres años decidieron dejar sus miedos para crear Cat Tatto Yopal, un espacio que une el arte, la comodidad y el amor por lo animales.

“Yo estaba trabajando en un estudio de tiempo completo y pensaba en emprender. Gracias a la motivación de Jaisson esto sucedió pronto y me regaló mi primer juego de máquinas para iniciar” sostuvo Catherine Riveros.

Para Jaisson apoyar a Catherine es importante “Yo le decía a ella, si a ti en serio te gusta y te apasiona esto, entonces tienes mi apoyo para que hagamos de Cat algo realmente grande”.
Estos jóvenes emprendedores combinan sus pasiones y dejan huella a través de diferentes acciones para la protección de los animales.

Una página en Facebook, una portada y muchas ganas, fue el inicio de estos jóvenes que decidieron seguir sus sueños y empezar a construirlos en su propia vivienda. “Iniciamos en la casa de Cathe, luego adaptamos un local en una aparta estudio, pero la gente se perdía, nos tacaba salir a buscarlos. Después nos pasamos para otra dirección y en el 2019 al Hobo”, aseguró Jaisson Lozada.
Catherine inició en el mundo del tatuaje desde que tenía 18 años. Hoy a sus 23 años se escucha motivado y alegre de saber la aceptación de las personas hacia su trabajo.

“Algo a lo que yo le huía muchísimo era a endeudarme, pero se debe invertir. A la medida que fuimos avanzando fui entendiendo que para llegar a un punto hay que buscar la forma de apalancarse” afirmó la joven emprendedora.
En estos años han desarrollado diferentes campañas enfocadas en ayudar a los animales que han sufrido de maltrato o abandono, “la gente hacía donaciones y recibía un descuento en algún procedimiento de CAT. Hemos rifado procedimientos, perforaciones, camisetas, todo enfocado en recoger fondos para los tratamientos, medicamentos o intervenciones quirúrgicas de los gaticos o perritos que nos llegan”, afirmó la joven artista.
“No esperábamos que tomara este giro, porque era algo muy personal, pero nos fuimos involucrando poco a poco, entonces Cat es un espacio donde la gente hace lo que le gusta. Un sitio donde haces lo que amas ayudando a quienes amas”
Actualmente, estos jóvenes emprendedores combinan sus pasiones y dejan huella a través de estas acciones, “Con este proyecto hemos aprendido que los animalitos son incondicionales, que no es difícil emprender si uno tiene las ganas, toca arriesgarse, intentar y dejar el miedo a estrellarse y perder”, comparten Jaisson y Catherine.

La construcción de este sueño apenas comienza, ellos anhelan tener las condiciones para implementar un hogar de paso. Por tal razón, están trabajando en diferentes productos que les permita recaudar algunos fondos y apoyar a diferentes artistas con la difusión de sus diseños.

Ir al contenido